Cuando la abogacía pacta con el diablo